La Comisión Europea ha declarado esta semana una nueva estrategia de lucha contra el plástico incluyendo la prohibición de cubiertos de plástico y pajitas de un solo uso. Cada año se estima que acaban en los mares 8 millones de toneladas de plástico, y Bruselas quiere atajar el problema prohibiendo directamente la venta de ciertos productos de plástico desechables de un solo uso. La propuesta tendrá que ser aprobada por el Europarlamento y los gobiernos de la UE.

En este momento, 30% o menos de los desechos de plástico se reciclan y el resto acaba en el mar. Cada año, entre 5 y 3 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos del mundo. En un estudio realizado por el Centro Común de Investigación de la Comisión (JRC) en 2016, se concluyó que más del 80% del total de los residuos eran plásticos.

“Los desechos plásticos terminan en nuestro aire, nuestro suelo, nuestros océanos y en nuestros alimentos” apunta Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea.

En las propuestas, se incluyen prohibir los palitos para bebidas, los palos para sujetar globos y hasta los bastoncillos de algodón que deberán ser reemplazado por otro material que el plástico.

El caso particular de las famosas toallitas húmedas, que están causando problemas en los sistemas de alcantarillado de medio mundo aparte de acabar igualmente en el mar, Bruselas propone un cambio de etiquetado que “informe sobre su modo de eliminación, su impacto ambiental negativo, y la presencia de plásticos en ellos”.

Fuentes El País. Editorial Gardens&Secrets  

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *