El Nicotiana tabacum, o comúnmente conocido como petén, hierba santa o planta del tabaco es una planta perenne originaria de América tropical. Aparte de ser la materia prima para la fabricación de tabaco de fumar, esta planta es un plaguicida casero y natural.

En la primavera, cuando las plantas salen de su letargia invernal y comienzan a brotar, es cuando los cultivos padecen los ataques de los insectos atraídos por la buena temperatura y las hojas tiernas. Para disminuir el daño de ciertas plagas, al mismo que cuidar del medioambiente evitando plaguicidas químicas, se pueden buscar soluciones alternativas ecológicas.

La receta consiste en mezclar hojas de tabaco, jabón neutro y agua y dejar reposar para conseguir un insecticida natural y eficiente contra pulgones, moscas blancas, mascadores, gusanos de suelo y trips. Hay que tener en cuenta que no se recomienda utilizar este plaguicida sobre plantas de tomate, patatas, berenjenas y chiles verdes, ya que, siendo también originarias de América, pueden ser vulnerables a virus transmitidos por las hojas de tabaco.  En este caso, se puede utilizar hojas de sauco, geranio o de tomate.

 

Editorial G&S – Fotos By Bossy – Fuentes PPC

Landscape and Interior design to Share

#GardensandSecrets

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *