La poda en altura está destinada a evitar daños en propiedades colindantes del árbol. Son podas de alto riesgo y gran altura, por lo que siempre hay que contratar a profesionales cualificados y dotados de los medios necesarios, y con un dominio total de trepa y poda en altura.

No siempre es posible acceder con grúas, plataformas o elevadores telescópicos a los árboles, bien por su proximidad a una casa, una piscina o por la configuración del terreno. En este caso, sólo se puede contar con el equipo especializado que establece un perímetro de seguridad, antes de proceder a la poda con cuerdas y arneses.

En general se establece una poda de saneamiento, que es cortar todas las ramas secas o enfermas para favorecer la ventilación y la penetración de la luz.