Un arquitecto paisajista no sólo creará un proyecto fresco, original y funcional para que dure en el tiempo, sino que se le encarga para construir elementos decorativos más complicados como cascadas o fuentes artificiales.

Además de tener una superficie de agua siempre en movimiento, una cascada añade la dimensión del sonido natural de las caídas de agua, permitiendo así tener un agua oxigenada y crear un microclima en el jardín con sus propias plantas y fauna.

El paisajista estudia la mejor solución para salvar la pendiente con elementos naturales como rocas, arbustos, plantas como los helechos, consiguiendo una zona única y harmoniosa dentro de su jardín.

Landscape and Gardens to Share

#gardensandsecrets