Hablamos de las influencias naturalistas de Gaudí en la Casa Vicens.

Desde hace poco volvió a abrir la que para muchos es una obra fundamental de Gaudí, pero no conocida por todos, la Casa Vicens en Gracia, Barcelona.

La primera casa proyectada por el arquitecto modernista Antoni Gaudí vuelve a lucir su mejor cara después de una profunda rehabilitación de casi tres años, y que ha costado cuatro millones y medio de euros a cargo de la banca andorrana MoraBanc.

Construida entre 1883 y 1885, ha sido declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 2005. Como sacada de un cuento de hadas, y a medio escondida en el barrio de Gracia, fue residencia de Manel Vicens i Montaner. “Más allá de la influencia orientalista y morisca, la naturaleza, y especialmente la vegetación mediterránea, es un elemento clave como fuente de inspiración en la obra de Gaudí”.

Hoy en nuestro blog, aparte de recomendaros la visita que vale mucho la pena, queremos hacer mención de las inspiraciones vegetales en la arquitectura desde la antigua Roma. Si bien las hojas de Acanto (Acanthus mollis), especie nativa de la región mediterránea, fueron usadas como motivo escultórico para los capiteles de las columnas romanas, llamadas capiteles de Acanto, pues Gaudí se inspiró en la vegetación autóctona del Mediterráneo para muchas de sus creaciones en hierro forjado. En este caso hablamos de las hojas de margalló o palmito (Chamaerops humilis), para la bellísima valla de dicha propiedad. Esta planta nativa de la cuenca del Mediterráneo es la única especie de palmera autóctona de la Península Ibérica y las Islas Baleares.

Editorial G&S – Fuentes La Vanguardia – Fotos By Bossy

Landscape and Gardens to Share

#GardensandSecrets

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *