Cigüeña por San Blas, año sin nieves…

La migración de las cigüeñas es parte de la tradición popular ya que se las relaciona con el fin del invierno más crudo, como recuerda el dicho popular “Por San Blas, la cigüeña verás, y si no la vieres, año de nieves”.

Pero ahora, 88 parejas de cigüeñas pasan el invierno en el Parque de Aiguamolls, al norte de Cataluña. Explica el ornitólogo Jordi Sargatal que los polluelos vuelan a África al cabo de 3 o 4 años, y regresan para criar donde nacieron. Apunta Sargatal que “antiguamente en Doñana se quedaban 100 cigüeñas, mientras que ahora se quedan más de 20.000”. La recuperación de las cigüeñas en Catalunya ha sido espectacular, desde unas pocas decenas en 1988, han pasado a 822 individuos en 2017.

Numerosos estudios y observaciones confirman que la cigüeña blanca ha dejado de migrar hacia el sur del Sahara en otoño, ahorrándose el largo viaje de cruzar el estrecho. La causa es que encuentran comida en los vertederos y las poblaciones de cangrejo rojo de Doñana, y unos inviernos más suaves. Se ha observado que es un comportamiento que están adoptando otras aves como el águila calzada, el milano negro, la golondrina o avión común, según los censos elaborados por la Sociedad Española de Ornitología.

El éxito biológico y la recuperación se asienta, pues, sobre pilares muy endebles: una gestión de los residuos bastante deficiente. “– publica Antonio Cerrillo de La Vanguardia.

Editorial Gardens&Secrets

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *